¿Cómo afectará la crisis de Taiwan a las cadenas de suministro y al tráfico marítimo mundial?

Desde el impacto de la pandemia y los cambios en los hábitos de consumo el comercio internacional está tensionado por los vaivenes que sufre la logística de contenedor.

Llevamos sufriendo desde el 2020 un aumento exponencial de los precios y una disminución dramática de la calidad en el servicio marítimo global. El cierre de los puertos chinos, el encallamiento del Ever Given en el canal de Suez, el colapso de la costa oeste de EEUU por el puerto de Los Ángeles y AHORA TAIWAN.

La inestabilidad geopolítica de Taiwan es preocupante principalmente por dos motivos:

  • Taiwan es el líder mundial en fabricación de semiconductores:
    Desde la pandemia arrastramos un problema de suministro de chips. Esta situación actual provoca “ruido” en el mercado y una nueva posible tormenta a medio plazo que impactaría en las cadenas de suministro globales.
  • El Estrecho de Taiwan es paso de buques comerciales de importantes rutas a nivel mundial:
    Como las que salen de los puertos de Ningbo o Shanghai dirección al Mediterráneo. Según Lloyd´s List 240 barcos comerciales pasan de media por las zonas marítimas en las que es están realizando maniobras militares por parte de China.

Es importante que entendamos que el comercio marítimo funciona como el tráfico en una ciudad; es decir, que un “colapso” en un puerto funciona como un semáforo en rojo en una calle y va impactando en otras calles y barrios; en este caso en otros puertos y otras rutas. Además de los problemas de puntualidad, si las rutas marítimas sufren retrasos hay menor rotación y por ende suben los precios de la logística internacional, lo que impacta directamente en los precios que pagamos por los productos que consumimos.

En mi opinión los dos grandes riesgos a los que nos enfrentamos es que el miedo a un desabastecimiento de chips genere una sobredemanda para asegurar stocks y que las rutas marítimas se resientan y asistamos a un nuevo encarecimiento de los fletes.

Sin entrar en los riesgos geopolíticos evidentes de que dos potencias militares mundiales EEUU y China estén con el tira y afloja, el conflicto de Taiwan aumenta la incertidumbre en un momento en que la guerra de Ucrania no termina de aclararse y la inflación a nivel mundial está poniendo en jaque a las grandes economías…

Nadie puede pronosticar el alcance real de las amenazas para el consumo de la tensión mundial pero sin duda la incertidumbre en las cadenas de suministro será una realidad para la que tenemos que estar preparados. Generar procesos que aumenten la resiliencia y la toma rápida de decisiones basadas en datos son retos que si hasta ahora eran necesarios se han vuelto imprescindibles. 

Hugo Mira, CEO Mojito360

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.